Qué dura es la vida de un diseñador gráfico

Qué dura es la vida de un diseñador gráfico

¿Quién no ha dicho/pensado/gritado alguna vez: por qué no me dediqué a otra cosa? Este post va dedicado a todos ellos, los que en alguna ocasión han desayunado con la mirada perdida mientras planeaban la aniquilación de la raza humana, empezando por los clientes y terminando por los cuentas. La ejecución de todos los seres humanos a excepción de los diseñadores, claro.

Vamos a repasar situaciones comunes que muchos diseñadores hemos vivido. Atención spoiler para estudiantes y futuros diseñadores: podéis seguir con vuestro grado de diseño, o leer este post y huir del país. Siempre podréis empezar una nueva vida con una identidad falsa y un trabajo de verdad. Aquí va nuestro TOP 5:

1. DISEÑAR CON UN CLIENTE/JEFE EN EL HOMBRO

Qué duro es ser diseñador

Es difícil trabajar sintiendo su aliento en la nuca, sus ojos clavados en la pantalla, y sus enriquecedores comentarios tipo: Échalo pallá / Un poquito a la derecha / Más a la izquierda / Ponlo en negrita / Eso no se entiende / Busca una tipo más fresca / Tipo Mr. Wonderful / Demasiado moderno.

2. EL FEEDBACK DE LA EJECUTIVA DE CUENTAS

Qué duro es ser diseñador

Ya has terminado tu diseño y decides enviarlo a cuentas. Es hora de disfrutar de esos minutos de gloria y satisfación tras el trabajo bien hecho. Concretamente 3 minutos. Es el tiempo que tardas en recibir el email del/la cuentas de turno con su feedback. Es hora de leer frases como: Muy chulo, pero no lo veo / A mí me gusta, pero al cliente no lo va a gustar / Ponle más cariño, que este cliente es muy importante / Está bien, pero pásame 3 propuestas más y que el cliente elija, así no nos complicamos 😉 / No lo entiendo / No me deja verlo, pásame un JPG.

3. HACER UN PEQUEÑO ESFUERZO

Qué duro es ser diseñador

Es muy frecuente que en tiempos con picos altos de trabajo (en agencia el promedio es de 340 días al año) te pidan que hagas un esfuerzo. Eso significa que has de echar horas extra, ya que hay un proyecto importante entre manos y no se puede fallar. El cliente es Dios, y tu diseño la ofrenda. Ha de llegar a tiempo para que Dios no se enfade y nos fulmine con su ira. Es tiempo de oír cosas como: Esto es lo que tiene nuestro trabajo / Si perdemos esta cuenta… (no podrán renovarte) / He intentado cambiar la reunión (miente mientras suspira) / Mañana puedes entrar un poquito más tarde (exactamente 10 minutos más tarde) /  Me da igual, esto tiene que salir / ¿Qué haces este fin de semana?

4. LA RESPUESTA DEL CLIENTE

Qué duro es ser diseñador

Has superado la criba del departamento de cuentas y finalmente tu diseño llega al cliente. Es ahora cuando recibes su feedbak, excatamente 10 minutos antes de acabar tu jornada laboral. Te pones nervioso porque una parte de ti te dice que algo va mal. Empiezas a leer el mail, esperanzado al principio, pero poco a poco tu ira va in crescendo porque lees cosas como: Creo que no me habéis entendido / Me gusta mucho, ¿podría ver otra opción? / Ponlo en azul, que el morado es de Podemos / Usa la tipo de la opción 1, con el color de la opción 2 y el claim de la opción 3. Por lo demás genial / Me gusta el logo, pero pásame 20 o 30 mockups para hacerme una idea de cómo quedaría / Está muy bien, pero al final nos quedamos con lo que teníamos / Pásamelo en powerpoint para que podamos editarlo nosotros.

5. LA FRUSTACIÓN Y ENVIDIA PROFESIONAL

Qué duro es ser diseñador

Cuando tienes algo de tiempo libre decides ver qué hacen otros diseñadores o estudios. Entonces te arrepientes al instante. Ves trabajos brillantes, diseños espectaculares por los que matarías con tal de tenerlos en tu portfolio. Es inspirador, pero al mismo tiempo desalentador, porque descubres que nunca podrás hacer cosas así, al menos no en tu trabajo actual. Entonces en tu cabeza oyes cosas como: Normal, tendrán mucho tiempo para hacerlo / Si yo hiciera algo así, nunca lo aprobarían / Tampoco es para tanto, yo podría hacerlo mejor (sí, todos nos venimos arriba) / A esos querría ver yo en una agencia / Mañana actualizo mi portfolio / Todo eso son truchos / Eso ya lo he visto yo antes / Eso se parece mucho a… / Les voy a seguir en Linkedin, a ver si…

 

Y hasta aquí nuestro TOP5, espero que os haya gustado y sobre todo, que os sigáis tomando vuestro día a día profesional con HUMOR 😉

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

  • amprodes.co

    De verdad que es bastante dificil cuando tienes que trabajar con un cliente que cree saber mas que tu y de paso lo tienes encima criticando todo, es normal que ellos sepan lo que quieran para su imagen, pero a veces no se dejan nisiquiera aconsejar una vez tuvimos un cliente que hizo su “pagina” en power point y pretendia que en el año 2016 adaptaramos ese “diseño”, y no hubo manera de hacerle entender que ese diseño estaba obsoleto y era visualmente incomodo.. Saludos

Uso de cookies: Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies
y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR