¿Quieres promocionar tu nueva empresa? prueba con una campaña de flyers

¿Quieres promocionar tu nueva empresa? prueba con una campaña de flyers

Si tienes un negocio y estás pensando en publicitarlo, una buena opción puede ser una campaña de flyers. Flyer no es una nueva compañía aérea lowcost, sino la herramienta que te permitirá hacer volar el nombre de tu empresa por calles y avenidas de tu ciudad o llevarlo a las afueras, y poner tus servicios en manos de nuevos clientes.

A la hora de imprimir flyers tienes muchas opciones online y diferentes formatos: A6 ( 14,8 x10,5 cm) u octavillas, A5 ( 21 x 14,8 cm) DL , A4 (29,7 x 21 cm), troquelados, con otros tamaños y formas… que se ajustarán a tus necesidades y te permitirán anunciarte de manera rápida y sin que esto suponga hacer una inversión económica muy grande.

¿Cómo hacerlos circular? hay diferentes maneras: a pie de calle, con la ayuda de repartidores, colocándolos en los buzones de las comunidades de vecinos y edificios empresariales o si lo prefieres simplemente exhibiendo algunos ejemplares en el mostrador de tu negocio, en la barra de tu bar, o en la recepción de tu peluquería o estética.

ABC Imprenta

En internet puedes encontrar más de una imprenta barata con la que llevar a cabo tu campaña. Ahora lo importante es qué decir y cómo decirlo. Para ello te recomendamos que contactes con un profesional del diseño gráfico, que desarrolle la gráfica del flyer para que tu campaña sea un éxito. No olvides que una campaña mal diseñada será tirar el dinero a la basura. El flyer ha captar la atención del usuario, y un buen diseño ayudará a que dicho flyer acabe en su cartera y no en una papelera.

Lo ideal es que tengas un concepto inicial, que te hagas con la experiencia y conocimientos de un profesional para darle forma, color y estilo propio tu proyecto, como ya sabes, la competencia es dura y la oferta amplia, por esta razón debes hacerte un lugar propio en el gusto de los clientes, llegando hasta ellos con frescura, naturalidad y sencillez, con un mensaje claro, directo y fácil de digerir.

Todo esto marcará la diferencia entre un flyer que termine roto en cuatro partes y desechado en el cesto de la esquina y uno colocado con un imán en la puerta de una nevera, en el cajón de una mesa de trabajo o trayendo con la dirección que has puesto en ellos, a nuevos consumidores de tu producto.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Uso de cookies: Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies
y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies